ArropameElenaBeautySeleccion_dsctd

Lo que aplico en mi cara a los 60…

ArropameElenaBeautySeleccion

Hola a tod@s,

Los años ya no se combaten, se cuidan.

Al menos a mis 60 esta es mi filosofía a día de hoy.

Recuerdo aun no hace mucho tiempo -aunque este pasa muy rápido – cuando ojeaba las revistas al comienzo de cada temporada cómo se hacían las propuestas, eran del tipo: ‘A los 20…’ ‘A los 30…’ ‘A los 40…’ y alguna ‘A los 50…’ Ahí se quedaban.

Entonces tristemente me venía a la cabeza cómo se tenía que sentir mi madre, una mujer a la que siempre le gustaron mucho los cuidados y la moda, que ya pasaba de esas edades.

Por suerte este tiempo pasó y hoy, que tengo la edad que tenía mi madre en aquella época, en este sentido, me siento una afortunada, porque hoy las mujeres y hombres que hemos cruzado esa barrera hemos dejado de ser invisibles.

La industria de la moda y la cosmética se está dando cuenta de que somos un valor en alza, con personalidad, con talento, con experiencia, con gustos y necesidades propias. Por ello cada vez es más frecuente ver en los desfiles internacionales y en las campañas en los medios rostros a partir de los 50.

También tengo claro que no hay un botón mágico que nos ofrezca resultados automáticos, salvo el bisturí. Todo requiere tiempo y dedicación. Yo se lo dedico con gusto porque tengo comprobado que la constancia, en todos los ámbitos, da sus frutos

En otras ocasiones os he hablado de mis hábitos de vida. Hoy me voy a centrar en mis cuidados faciales de cada día.

El primero y fundamental que procuro cuidar es el de dormir bien y controlar el estrés, seguro que me entendéis, éste no siempre me sale como me gustaría. De ahí que a veces mi rostro no se vea tan luminoso como podría estar. Es un factor que uno no siempre puede controlar.

Dicho esto, y partiendo de que mi piel es muy fina y extra sensible, os enumero mis imprescindibles por orden de uso:

Cada mañana, en la ducha, aplico en mi rostro la limpiadora gel balm cleanser de Eve Lom. Me encanta, me resulta tan sencillo… Es como jabonarme la cara y no me supone ningún extra. Cuando ya estoy fuera, noto como la cara está limpia y con un punto de hidratación.

Segundo paso, imprescindible, la Esencia antiedad de Eve Lom. Ella me aporta un extra de hidratación y luminosidad. La aplico directamente con toquecitos de los dedos por rostro y cuello. Os diré que soy abundante, me gusta la sensación.

A continuación paso a los cuidados corporales –de los cuales os hablaré en otra ocasión- para que mi rostro vaya absorbiendo la esencia.

Tercer paso, el serum antiedad de Grown Alchemist. Al haber aplicado antes la esencia, mi piel está preparada para asimilar con más intensidad las propiedades de este producto 100% orgánico. Me encanta, hace que mi piel se recupere por si misma, aportándome firmeza y rasgos más descansados.

Cuarto paso, contorno de ojos antiedad de Grown Alchemist. Hace que las líneas de expresión, las bolsas y las ojeras de esta zona se maticen. Muy importante: hacer un suave drenaje dando pequeñas pulsaciones con los dedos anulares. Increíble lo que descansa la mirada.

Quinto paso, hidratación de la cara con la Moisture cream de Eve Lom. Esta lo tiene todo: hidratante, reafirmante, protectora, iluminadora…

Guardo un arma final: la crema TLC de Eve Lom, que me suelo aplicar en el cuello. Es hiper hidratante, me gusta su textura, al aplicarla la piel de mi cuello se vuelve mas tersa y firme.

A partir de ahí, un toque de color en los labios y el resto de mis hábitos de la mañana.

Para la rutina de la noche básicamente solo hay un par de cambios: la limpiadora, que sustituyo por el bálsamo icono de Eve Lom. La acción de sus aceites esenciales combinados con la muselina de algodón 100% y el agua caliente consiguen como ningún otro producto, no solo desmaquillarme, exfoliarme y tonificarme, sino que me ponen en ‘modo noche’ y me ayudan a desconectar del día. Y es mágico, vuelvo a ver cara descansada.

Los siguientes cuidados son como los de la mañana, salvo la crema, que pasa a ser la Regeneradora de noche de Grown Alchemist: calmante, nutritiva, reafirmante… mi piel se la bebe y queda reconfortada, lista para que las horas de descanso sean lo más efectivas posibles.

Esta es mi pauta habitual, lo cual no quiere decir que a veces no me salga de la norma. Suelo ir testando las novedades que nuestras firmas cosméticas nos presentan. Necesito sentir en mi piel sus efectos para poder ofreceros a cada uno lo más adecuado a vuestras necesidades… y por supuesto, si alguno de estos productos me conquista, lo incorporo a mis hábitos, siempre consciente de que el objetivo es cuidarme para que mi piel luzca lo mejor posible dentro de los límites de la realidad.

Sentirse bien en la propia piel depende de nuestra actitud y de lo que elegimos en nuestro día a día.

¿Os apuntáis?

Os espero,

Elena

 

 

 

 

 

Share your thoughts

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies